AHORA QUE POR FIN LLEGÓ EL OTOÑO

Ahora que por fin llegó el otoño y los bosques han comenzado a desprender sus hojas comenzamos de nuevo a escuchar desafortunados comentarios sobre la propia esencia de la otoñada: la caída de las hojas y lo “sucias que están las calles”.

salamancaenbici, otoño 2019

El arbolado de las calles, parques y jardines de nuestras ciudades y pueblos cambia la fisonomía del escenario público y privado a lo largo de todo el año pero, en estos días, provoca que millones de hojas cubran plazas, aceras y “alcantarillas”.  Mientras que unos pensamos que deberíamos considerarnos afortunados por contar en las urbes con seres vegetales que, además de enriquecer nuestro ambiente de oxígeno, belleza y, en algunos casos, truncando o camuflando tropelías urbanísticas, enarbolan los cambios vitales y necesarios de la natura.  Esta metamorfosis que rompe la rutina y la inmovilidad en el seno de los artificios a otros ciudadanos, sin embargo, les producen urticaria y malestar, poniendo en cuestión el mismo devenir natural.  El otoño es una época de entretiempos con incluso algún veranillo, el de San Miguel o el de San Martín pero también dado a gruñidos y rebufos que, sin pararse a pensar, algunas voces enarbolan reclamando la inmediata limpieza de hojas y restos vegetales, reivindicando los sinsabores de los esquemas cementosos, uniformes y grises de los pavimentos urbanos.  Son esas mismas voces las que desean que las podas se hagan con la hoja aún en el árbol evitando que su “fatal” desprendimiento ensucie las calles y así nadie tenga que sufrirlas o recogerlas.  Una retahíla de consideraciones que nada o poco tienen que ver con una visión conciliadora con la naturaleza, muy distante de los obvios ciclos del mundo vegetal. 

¿Quién no ha buscado la sombra de un árbol durante el verano? ¿Quién ha renunciado a aparcar su coche bajo un árbol? ...o acaso ya nadie recuerda en su infancia haber pataleado montones de hojas.   Los niños lo han celebrado estos días.  Incluso algunos lo han recibido en sus aulas: un ser marrón plagado de hojas y tal vez portador de otros tesoros como setas, castañas o membrillos.  Mientras ellos celebran el anticipo del invierno, época de frutos, bayas y muchos otros prolegómenos del frío, posiblemente muchos de los padres y madres, insisten en negar la evidencia renunciando a la esencia de un bien preciado: el arbolado caducifolio de las ciudades y pueblos. La lejanía de la infancia y la delicada memoria nos entregan sin condiciones a una situación de desamparo colectiva en la que no reconocemos ya ni siquiera nuestro déficit de naturaleza, un diagnóstico que ya es clínico.  Pero si nos detenemos a pensar la significación de los árboles descubrimos que son el mayor milagro para la vida en la tierra, transforman la luz del sol en energía, fijando CO2.  Junto a las algas mantienen la vida en nuestro planeta.  Tras convertir incalculables cantidades de rayos de sol en oxígeno y azúcar, una buena parte de los árboles de nuestras latitudes se desprende de todas sus hojas fatigadas para retomar una vez más su labor en primavera.  Una hazaña que requiere de un parón, un alto en el camino y que además revierte en los suelos, en sus horizontes, en su biodiversidad y salud, abonando cada estación las semillas y raíces. Ahora que llegan los fríos que soplan y limpian nuestros paisajes, los árboles, todos, dan cobijo a aves, mamíferos e insectos de todos los tipos, tamaños y colores, jalonan los suburbios, cimbrean y rugen. 

Pero resulta que las hojas molestan, incordia verlas caer como una lluvia amarilla, anaranjada, que tapiza nuestras calles cementadas, pavimentadas, enlosadas, imprimiendo sin embargo tonalidades excepcionales sobre la estética moderna de lo cuadriculado, de los no lugares que la contemporaneidad ha llenado de plásticos, rectas y, sobre todo, de renuncias a nuestra esencia.  Ahora que por fin llegó el otoño resulta que queremos remondar y desvastigar las arboledas porque “siempre se ha hecho así” o “porque si no se podan se mueren”.  Las catedrales vivas más soberanas de la vida en la tierra, los faros que sostienen la vida padecen antes de tiempo el trasmocho y el escarnio público.  Ahora que por fin llegó y los paisajes se transforman radicalmente, dejemos caer las hojas de los árboles aunque sea en silencio hasta cubrir los asfaltos, las alcantarillas, los parques y jardines, dejemos que se deslice por entre nuestras precipitadas rutinas cubriendo también a los cenizos. Solo así podremos ser conscientes de lo que somos. Ahora que por fin llegó el otoño no lo deshagamos.


CICLOGÉNESIS EN SALAMANCA

Hoy se presenta uno de esos libros que ha supuesto un antes y un después en el movimiento ciclófilo de Salamanca y, en general, de nuestras geografías urbanas. Se trata ni más ni menos que, además de un libro, de un fenómeno que hasta el momento ha recorrido medio país y que arroja experiencias y relatos asombrosos.  Desde un reparto puerta a puerta a las personas que con su mecenazgo contribuyeron a editar el manuscrito, hasta varias presentaciones en los lugares y confines más inverosímiles, ciclogénesis Explosiva-bicirelatos ilustrados ha sido sin duda una píldora de frescura, síntesis y exprimentación prociclista..

En esta ocasión os invitamos a acompañar a La Mujer del Tiempo esta tarde en la estimulante Librería Letras Corsarias de Salamanca a partir de las 19:00 h. 

salamanca en bici, salamancaenbici
 

TAHONAS VIEJAS Y SU APARCABICIS

salamancaenbici, salamanca en bici

En otro país este aparcamiento, dada su ubicación, junto al Conservatorio Profesional, hubiera tenido una forma musical. Pero vamos, solo es cuestión de sensibilidades.

DISCRIMINACIÓN DE INFRAESTRUCTURAS CICLISTAS

Nos agrada ver como los centros educativos se van aprovisionando de infraestructuras ciclistas. Posiblemente sean ya pocos los centros que no cuentan con un aparcabicis en Salamanca.  Queda mucho por hacer. Nos acordamos ahora de los caminos escolares, de una educación vial no cochista o, sin ir más lejos, de un compromiso de nuestra ciudad a la hora de favorecer otros medios de transporte.


A continuación os mostramos un nuevo aparcabicis en el Colegio Santa Teresa de Jesús (Avda.  Raimundo de Borgoña/Carretera de Zamora N-630) Fijaos en su ubicación. Mirad el coche negro que está detrás. Ahora pensad: ¿quién sale mejor parado a la hora de llegar al centro escolar? ¿el que va en bici o el que va en coche?  ¿quién llega más cerca de la puerta del colegio?

Se trata de una discriminación clarísima.  El aparcamiento para bicicletas en estos casos pensamos debe instalarse siempre dentro del centro escolar.  Allí las bicis están más seguras. En el caso de que sean menores, podrán completar el viaje hasta el interior del recinto educativo.  La comunidad verá con más normalidad el uso de bicicletas ya que su presencia dentro del recinto será corporativa. 

No nos explicamos por qué este aparcabicis está fuera del recinto educativo y expuesto a un sinfín de vicisitudes (rotura, robo...), cuando podía estar dentro del cole que es el lugar natural para una infraestructura ciclista de estas características.

NUEVO APARCABICIS EN LA DELEGACIÓN DE LA JCyL EN SALAMANCA

SALAMANCA EN BICI, APARCABICIS SALAMANCAENBICI
Nuestra más sincera enhorabuena por el súper aparcabicis que la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca ha colocado a la puerta del edificio.  Como sabéis, ya existía un módulo para aparcar bicicletas en la Calle Príncipe de Vergara, junto a la estación de Salenbici. Su ubicación, alejada de la puerta y en plena calle, no tenía mucha razón de ser, teniendo en cuenta todo el espacio que existe en el patio frente al edificio autonómico.  

Desde aquí queremos defender este tipo de iniciativas que facilitan el uso de la bicicleta en nuestra ciudad y adaptan la infraestructura ciclista a las necesidades de las personas que prefieren aparcar sus bicicletas mucho más cerca de la puerta de cada destino.

ITINERARIOS CICLISTAS INTRINCADOS

SALAMANCAENBICI, SALAMANCA EN BICI, CARRIL BICI SALAMANCA

Esta instantánea muestra una parte del actual trazado del itinerario ciclista que une la localidad de Cabrerizos con la actual red ciclista urbana de Salamanca.  Pensamos que el trazado natural hubiera dio este otro:


PARQUE DE LOS JESUITAS

SALAMANCAENBICI, SALAMANCA EN BICI

El Parque de Los Jesuitas en el "pulmón de la ciudad" y por él discurre un tramo del anillo ciclista de la ciudad de Salamanca.

APARCABICIS DESAFORTUNADOS

SALAMANCAENBICI, SALAMANCA EN BICI

No ocultamos el desafortunado diseño de estos "sujeta-bicis" que, además de no utilizarse, ponen en peligro la integridad de las ruedas.

LA SEMANA DE LA MOVILIDAD EN SALAMANCA 2018

¡Aún estás a tiempo de participar en algunas de las propuestas de las Semana Europea de la movilidad! 

Este año el lema de esta efeméride europea es "Combina y muévete" (del inglés mix and move).  Está iniciativa surgió en Europa en 1999 y a partir del año 2000 contó con el apoyo de la Comisión Europea. Se celebra cada año, del 16 al 22 de septiembre, realizando actividades para promocionar la movilidad sostenible y fomentando el desarrollo de buenas prácticas y medidas permanentes. 

En nuestra provicina se celebra también en otros municipios como Villamayor o Carbajosa.  Aquí tienes toda la información:

semana de la movilidad, 2018, villamayor, salamancaenbici
Programación de la Semana de la Movilidad en Villamayor 2018

semana de la movilidad, 2018, Carbajosa, salamancaenbici
Programación de la Semana de la Movilidad en Carbajosa 2018

semana de la movilidad, 2018, salamanca, salamancaenbici
Programación de la Semana de la Movilidad en Salamanca 2018